Ocho formas de dirigir correctamente a tus empleados móviles


Para muchos de nosotros, el auge de los empleados remotos no es ninguna sorpresa. Durante años, los empleados de oficina abandonaron sus escritorios en favor de opciones cada vez más lejanas que les permitan trabajar en un entorno más cómodo y, con frecuencia, más productivo. Y es una tendencia que solo promete seguir creciendo. De hecho, según International Data Corporation (IDC), se prevé que el número de trabajadores móviles en Estados Unidos aumente de 96,2 millones en 2015 a 105,4 millones en 2020. Y, al finalizar el período previsto, IDC prevé que los trabajadores móviles alcanzarán casi tres cuartas partes (el 72,3 %) del total de empleados de Estados Unidos.

Aunque el número de recursos móviles lleva creciendo durante algún tiempo, los supervisores aún están, en muchos aspectos, poniéndose al día intentando determinar cuál es la mejor forma de dirigir a sus equipos cuando no solo no están en la misma sala, sino que pueden estar repartidos en distintas ciudades, provincias o incluso países. Pero, como muchas organizaciones usaron un modelo de empleados remotos durante tantos años y la tecnología ha avanzado a grandes saltos, dirigir equipos remotos es sin duda más sencillo que hace algunos años. Está claro que encontrar tu propio camino hacia el liderazgo de éxito dependerá en gran medida de tu estilo personal, la cultura corporativa y los miembros del equipo; pero, si no sabes por dónde empezar o te gustaría agregar nuevas técnicas y tecnología a tu arsenal, puedes probar estas sugerencias ya demostradas:

  1. Administra los resultados, no el estilo: con frecuencia, los empleados remotos tienen su propio estilo de trabajo. Algunos pueden trabajar durante dos horas y, después, tomarse un descanso para llevar a sus hijos a la escuela o hacer un recado, después trabajar cuatro horas más, tomarse otro descanso y, más tarde, trabajar las dos horas restantes (o más), mientras que otros pueden mantener un horario de oficina normal. Por lo tanto, en lugar de administrar la forma en que un empleado realiza su trabajo, céntrate en la calidad del trabajo, si se cumplen las fechas límite, si demuestran buenas aptitudes de toma de decisiones, etc.
  2. Anima a trabajar en equipo: trabajar a mucha distancia de tus compañeros puede hacerte sentir aislado, por lo que es importante animar a trabajar en proyectos para facilitar la colaboración entre los miembros del equipo. De esta forma, tu personal se sentirá más conectado entre sí y tu departamento se beneficiará de ideas compartidas y de una mejor comunicación entre los miembros del equipo.
  3. Comunícate: como no puedes pasarte por el escritorio de alguien o tomarte un café en la sala de descanso, los supervisores necesitan tomar la iniciativa para establecer relaciones con sus equipos. Las llamadas de estado semanales o bisemanales pueden, con frecuencia, facilitar la solución de problemas de rendimiento, próximos proyectos, etc. Pero, otras veces, un mensaje instantáneo o una conversación de correo electrónico (que pueden estar relacionados o no con el trabajo) podría ser la mejor forma de mantener el contacto. No importa cuál sea tu método, lo importante es ser claro en las comunicaciones (pero, también, dejar entrever tu personalidad). Después de todo, al crear y administrar un equipo, es importante que todos sepan en qué están trabajando.
none

Seis tipos comunes de trabajadores remotos

Los empleados que trabajan de forma remota tienen distintas necesidades, obtén información sobre cómo adaptarte a ellas

Descargar el e-book gratuito
  1. Hospeda reuniones web (con vídeo): si todos los miembros de tu equipo miran a la cámara y tienen una vista compartida de tu agenda, presentación, etc., no solo podrán verse entre sí (y poner cara a los nombres), sino también ver el escritorio del moderador y obtener una imagen clara de la información que se esté presentando.
  2. Proporciona la tecnología adecuada: parte de ser un buen supervisor es garantizar que los miembros del equipo tengan todo lo que necesiten para trabajar de forma eficiente. Y, cuando tus empleados trabajan de forma remota, eso quiere decir proporcionar al personal la tecnología adecuada. A investigar las diferentes opciones, busca software que permita compartir archivos de forma segura y sencilla; que funcione en una amplia variedad de dispositivos, como equipos portátiles y de escritorio, tabletas y teléfonos móviles; y que permita a los empleados trabajar en los mismos documentos al mismo tiempo. De esta forma, todos tendrán acceso a las mismas herramientas, podrás mitigar los problemas de compatibilidad y tus esfuerzos colaborativos podrán dar sus frutos.
  3. Dales una razón: los trabajadores remotos pueden sentirse desconectados de los objetivos de una organización y puede que no tengan una comprensión clara de dónde encaja su trabajo en la misión común. Si compartes la visión y los objetivos de la compañía con tus empleados remotos y les indicas de qué forma su trabajo contribuye al éxito de la organización, el equipo se sentirá menos desvinculado de la compañía. Esto, a su vez, inspira a los equipos remotos a trabajar hacia un objetivo común y a convertirse en miembros productivos de la organización.
  4. Sé inclusivo y ofrece elogios: en relación con el aprendizaje, elogia cada vez que alguien haga bien su trabajo; y, en las fiestas, acuérdate de los empleados externos, que con frecuencia suelen pasarse por alto u olvidarse de invitarlos (lo que no hace nada por animar a la fidelidad ni facilitar las relaciones). Al supervisar a tu equipo de trabajadores remotos, asegúrate de que tengan las mismas oportunidades de aprendizaje que otros y que reciban los mismos elogios cada vez que realicen un buen trabajo, al igual que harías con los empleados locales. En relación con las fiestas y las actividades de equipo fuera de lugar de trabajo, si los miembros del equipo remoto no pueden acudir a un evento, puedes ofrecerles un pequeño regalo o algunas horas extra esa semana. Es un pequeño gesto, pero puede tener una repercusión importante, ya que les hará sentirse apreciados.
  5. Facilita la conciliación de la vida laboral y personal: para los trabajadores remotos, es fácil enfrascarse en un proyecto o querer avanzar un poco más en algo antes de dar por finalizado el día. También es igual de fácil distraerse con los proyectos en casa, parejas, hijos, mascotas, etc. La clave es conseguir un equilibrio entre estos dos elementos. Cuando se incorporen nuevos trabajadores remotos, invítales a que preparen una programación que puedan cumplir y que tengan un espacio designado solo para trabajar. Después, al finalizar el día, pueden apagar sus equipos portátiles y desconectarse del trabajo. Esto les ayudará a relajarse mentalmente y disfrutar de su tiempo de inactividad, y empezar a trabajar con la mente despejada y una nueva perspectiva al día siguiente.

Por último, como ocurre con la mayoría de las cosas en la vida, es importante predicar con el ejemplo. Al tomar un enfoque proactivo y transparente en relación con el trabajo, estar disponible para tus equipos y comunicarte claramente y con frecuencia con el personal en una amplia variedad de formas, verán que no solo pueden depender de ti, sino también confiar en ti. Comprobarán de primera mano cómo quieres que funcione el equipo y seguirán tus pasos, lo que te permitirá crear un entorno virtual que facilite la ayuda entre los miembros, la productividad móvil y el trabajo ejemplar.

Productos relacionados

surface laptop con word en él

Empezar a usar Office 365

Es el Office que conoces, con herramientas que te ayudarán a trabajar mejor en equipo de forma que puedes aumentar tu productividad, en cualquier momento y en cualquier lugar.

Comprar ahora